El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es discriminatorio para los no residentes según TJUE

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es discriminatorio para los no residentes según TJUE

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es discriminatorio para los no residentes según TJUE

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es discriminatorio para los no residentes, según sentencia de 3 de septiembre de 2.014 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea por suponer una restricción a los movimientos de capitales.

Según el Tribunal, “constituyen restricciones de los movimientos de capitales las medidas nacionales que causan una disminución del valor de la herencia o de la donación de un residente de un Estado distinto de aquel en cuyo territorio se grava la sucesión o la donación, o de un residente de un Estado distinto de aquel en cuyo territorio se encuentran los bienes afectados y que grava la sucesión o la donación de éstos”, de acuerdo con el artículo 40 del Acuerdo EEE.

El la sentencia se dice que hacer depender la aplicación de una reducción de la base imponible de la sucesión o de la donación del lugar de residencia de alguna de las partes ( el fallecido, el donante o los beneficiarios ), o del lugar en el que está situado un bien inmueble objeto de sucesión o de donación, constituye una restricción de la libre circulación de capitales.

Los artículos 32 y 48 de la Ley 22/2009 del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones española, prevén expresamente la posibilidad de que las Comunidades Autónomas establezcan cierto número de reducciones fiscales que sólo se aplican en caso de conexión exclusiva con el territorio de esas Comunidades, por lo que las Sucesiones y Donaciones en las que intervengan un no residente o bienes inmuebles situados fuera del territorio español, no podrán beneficiarse de esas deducciones fiscales.

El TJUE argumenta que esta restricción no está justificada porque “no existe ninguna diferencia entre la situación objetiva de un residente y la de un no residente que pueda sustentar una diferencia de trato”.

También recuerda el TJUE que entre las medidas prohibidas por constituir restricciones a los movimientos de capitales, se incluyen las que pueden disuadir a los no residentes de realizar o mantener inversiones en un Estado miembro.

Por lo que el TJUE sentencia que “De cuanto antecede resulta que el Reino de España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de los artículos 63 TFUE y 40 del Acuerdo EEE, al permitir que se establezcan diferencias en el trato fiscal de las donaciones y las sucesiones entre los causahabientes y los donatarios residentes y no residentes en España, entre los causantes residentes y no residentes en España y entre las donaciones y las disposiciones similares de bienes inmuebles situados en territorio español y fuera de éste.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *