Sentecia del TS contra los dictámenes de los peritos de la administración

Sentecia del TS contra los dictámenes de los peritos de la administración

Sentecia del TS contra los dictámenes de los peritos de la administración

Otra reciente Sentencia del Tribunal Supremo poniendo en entredicho los dictámenes de los peritos de la administración en la comprobación de valores.

Esta nueva Sentencia es si cabe más importante al tratarse de un Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina contra la sentencia de 27 de enero de 2014, dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, sede de Málaga, en el recurso contencioso administrativo 1059/2010 , relativo a liquidación por el concepto de Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, pero válida para las valoraciones para comprobación de valores en los casos de transmisiones de viviendas para la determinación de la base imponible del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, las comúnmente conocidas como complementarias.

En esta Sentencia 14/2016 de 18 de enero de 2.016, el alto Tribunal, entre otras cuestiones, establece que “el valor comprobado administrativamente estará motivado cuando la valoración efectuada sea “singular”, por contraposición a “genérica” u “objetiva”. No caben las valoraciones generalizadas, sino que han de determinarse las circunstancias físicas y jurídicas que individualmente concurren en el objeto de comprobación, dando así lugar a una individualización en la valoración.”

Por ello dice que “La valoración de los inmuebles ha de tomar como referencia una serie de elementos individualizados del inmueble transmitido y no unos criterios genéricos que se refieren a circunstancias como antigüedad, calidad de la construcción, conservación o precio de adquisiciones similares. Para que la valoración sea eficaz la Administración ha de expresar los criterios seguidos, los datos fácticos tenidos en cuenta, los procedimientos concretos de aplicación, ponderación, actualización, extrapolación o individualización, todo ello glosado de un modo sucinto, pero suficiente, completo y adecuado para poder tomar cabal conocimiento de las operaciones realizadas por el perito de la Administración y poder verificar su corrección.

Recordando los requisitos que debe cumplir un informe pericial en materia de comprobación de valores, concluye que “la reiterada exigencia de que las valoraciones administrativas han de estar debidamente motivadas se ha traducido, en los casos en que se emplean medios combinados de comprobación (esto es, dictamen de perito, amparado en precios medios de mercado) en el ineludible cumplimiento de ciertas condiciones. Así se exige una valoración individualizada, en contraposición a la naturaleza del precio medio, de carácter objetivo y general, por lo que se exige que el perito razone la aplicación de dichos precios medios, lo que en la mayoría de las ocasiones obligará a una inspección personal del bien a comprobar.”

Finaliza diciendo que la determinación del valor cierto del inmueble, “valor “real”, que no medio, ni por aproximación al de mercado, es el que podrá ser comprobado por la Administración “por los medios de comprobación establecidos en el artículo 52 (actualmente 57) de la Ley General Tributaria “.

Puede leer la Sentencia completa en: Sentencia Tribunal Supremo 13/2016. Unificación de doctrina. Métodos de valoración empleados por la Administración. Pericial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *